Ser autónomo: ¿Vale la pena?

Te explicamos todo acerca de ser autónomo

Ser autónomo supone asumir el riesgo de vivir entre el sueño y la pesadilla. Es una experiencia extraordinaria, con muchas ventajas. Pero, también puede ser difícil financiera y moralmente. ¿Qué sabes de esta forma de trabajo? ¿Realmente vale la pena? ¡Aclaramos muchas de tus dudas en este post!

¿Qué significa ser autónomo e independiente?

Ser autónomo significa trabajar para ti mismo. Pero, también implica otras cuestiones. En primer lugar, si quieres ser freelance tienes que hacerlo por las razones correctas. Si tus motivaciones son no tener un jefe al que obedecer, ser libre en tus horarios y trabajar en algo que te guste hacer: sí son buenas razones. Sin embargo, no son suficientes. Hay otra parte que no vemos realmente hasta que seamos autónomos. Esta parte son los puntos negativos, obviamente. En efecto, ser autónomo también significa algunas veces trabajar mucho, a veces hacer viajes largos porque tienes oportunidades en otros lugares, encargos de última hora, clientes exigentes e insatisfechos, proveedores retrasados y asumir ciertos gastos y riesgos económicos….

No es por desanimarte. Pero, si quieres embarcarte en la aventura, tienes que ser consciente de lo que realmente significa ser independiente para no sentirte agobiado cuando llegue el momento.

¿Cómo puedes estar seguro de que esta forma de trabajo es adecuada para ti?

  • Debes estar seguro del proyecto que quieres iniciar. Que es un trabajo que te gusta y en el que florecerás.
  • Debes de estar dispuesto a trabajar solo y quizás incluso en casa. Tienes que sentirte preparado para trabajar como freelance. No obstante, también existe una alternativa si piensas que trabajar solo y en casa no te conviene. Es el espacio de coworking. Estarás rodeado de otros profesionales independientes como tú.
  • Estar preparado a cometer errores, aprender y mejorar. También debes saber que puedes tener dificultades financieras.

Entonces, ¿Crees que es una forma de trabajo hecha para ti? Si lo es, vamos a ver lo que implica ser autónomo.

Te aconsejamos sobre ser autónomo o no

¿Qué implica ser un trabajador independiente?

¿Has pensado alguna vez en cómo sería tu vida diaria si te convirtieras en trabajador autónomo? Ser autónomo es ser multitareas porque tienes que manejar muchas cosas.

De hecho, si por ejemplo quieres dar un servicio a domicilio, no puedes hacer eso solo.  Necesitas promocionar tu actividad a través de Internet y las redes sociales.También hay que hacer el papeleo: comprobar tus cuentas, hacer las declaraciones, pagar las tasas etc.

Pronto te darás cuenta de que ser autónomo significa tener varias tareas que gestionar, como las ventas, las compras, la producción, la gestión y el aspecto relacional. Por eso, ser autónomo puede convertirse rápidamente en algo complejo.  Tienes que sentirte preparado para asumir todas las responsabilidades si no quieres delegar.

Así que… ¿realmente quieres ser autónomo?

Puede ser aterrador, pero ¡no estás solo! siempre puedes conseguir ayuda.

Posiblemente conozcas a gente en tu entorno que pueda aconsejarte. También puedes encontrar mucha información en Internet o puedes llamar a profesionales que se ocuparán de las cosas que no te sientas cómodo haciendo (como facturas o gestiones).

Pero, es importante recordar que ser independiente es una gran experiencia que te hace crecer. Podrás estar orgulloso de ti mismo por comenzar tu propio proyecto, empezando desde cero y finalmente tener clientes que paguen por tus servicios o productos, ¡Ten  confianza en ti mismo! Sólo necesitas darte la oportunidad y el tiempo para tener éxito.

¿Cómo darse de alta como autónomo?

Darse de alta como autónomo es más fácil que crear una empresa. Hay menos requisitos que cumplir. Vamos a ver juntos cuál es el proceso.

Antes de nada, debes saber que desde el 1 de octubre de 2018 todos los autónomos están obligados a realizar todos los trámites (altas, bajas, etc.) telemáticamente. Ya no habrá que acudir físicamente a Hacienda.

Eso, sí los pasos para darse de alta por primera vez deberán ser los siguientes: primero hay que darse de alta en la Seguridad Social y después en Hacienda. Recomendamos realizar el alta en hacienda el mismo día que el alta en la Seguridad Social, ya que el alta en la Seguridad Social deberá realizarse antes de iniciar la actividad, (hasta 60 días antes). Si lo haces de esta forma, da igual el orden que elijas.

¿Qué necesitas antes de empezar el proceso?

  • Tener un certificado digital, DNI electrónico o usuario Cl@ave.
  • Copia del DNI
  • Número de la Seguridad Social
  • Número de cuenta bancaria
  • Saber qué IAE (Impuesto de Actividades Económicas) se adecua mejor a tu actividad económica.
  1. Darnos de alta en Hacienda por Internet

Debemos entrar en la ‘Sede electrónica’ de la página web de la Agencia Tributaria, buscar ‘modelo 036 y 037’ y rellenar el modelo 037 para enviarlo en «Cumplimentación y presentación telemática 037«.

  1. Darnos de alta en la seguridad social por Internet

En lugar de rellenar el modelo directamente en la página, debemos descargar y rellenar el modelo TA.0521/1 y enviarlo en el apartado de ‘Solicitud de alta en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos’ o RETA de la página web de la seguridad social.

Una vez hayas realizado estos pasos correctamente, ya podrás comenzar tu actividad empresarial.

cuatro ayudas que puedes tener cuando eres autónomo

4 ayudas cuando eres autónomo

Incluso si existe algunas ayudas, evita depender de ellas. Deben ser una ayuda, no debes apoyar toda tu actividad económica en ellas porque es peligroso si algún día no tienes más.

   – Subvención por el establecimiento como trabajador autónomo

La subvención es de 10.000 euros máximo. La cuantía se determina en función de la dificultad de integración del mercado deseado, la comunidad autónoma y la inclusión del solicitante en los siguientes colectivos:

  • Desempleados en general
  • Jóvenes desempleados de 30 o menos años
  • Mujeres desempleadas o con discapacidad. En el caso de que las mujeres hayan sido víctimas de violencia de género, los subvenciones correspondientes pueden aumentar hasta en un 10%.
  • Desempleados con discapacidad

   – Subvención financiera

Esta subvención reduce la tasa de interés fijada por la entidad de crédito privada o pública que concede el préstamo en hasta 4 puntos. La subvención máxima es de 10.000 euros. Al menos el 75% del préstamo debe ser utilizado en inmovilizado fijo y hasta el 25% para financiar activos circulantes. En todos los casos, el beneficiario deberá realizar una inversión mínima de 5.000 € en activos fijos.

   – Subvención para asistencia técnica

Si alguna vez necesitas servicios externos para desarrollar tu negocio, como estudios de mercado o marketing, puedes solicitar una financiación parcial. La cuantía será de hasta el 75% del coste de los servicios prestados, con un límite máximo fijo de 2.000 euros.

   – Subvención para formación

Si necesitas formarte para desarrollar tu negocio, la cuantía será de hasta el 75% del coste de los servicios prestados, con un límite máximo fijo de 3.000 euros. Para poder beneficiarte de estas ayudas, debes mantener la actividad durante al menos 3 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola